Estrategia y operaciones, Resultae

Estrategia y operaciones

Si tu empresa no innova y no cambia, estás en crisis, y sólo una estrategia en productividad y mejora de operaciones la salvará. De eso vamos a hablar en nuestro nuevo post: «Estrategia y operaciones».

¿Has tenido una reducción de beneficio y caja? ¿Has perdido cuota de mercado? ¿Ha habido desencuentros importantes entre los directores de tu empresa? ¿Hay desacuerdos sobre las causas de los problemas de la empresa? ¿Los directivos se culpan unos a otros? ¿Los miembros de la empresa piensan que los directivos no hacen bien su trabajo? ¿Existen personas con poder en la empresa que insisten en hacer las cosas a su modo dentro de sus áreas? ¿Has perdido clientes importantes y no hay clientes nuevos que compren lo mismo que los de antes o más?

Si has contestado sí a más de una pregunta, tu PYME necesita un plan de reestructuración de estrategia y operaciones.

Nos ha pasado muchas veces que hablando con empresarios nos dicen ‘tenemos claro el plan estratégico y de operaciones. No lo tenemos escrito, pero sabemos lo que hacemos y el objetivo es crecer un 10% anual’.

Bien, bien, y ¿cómo lo vas a hacer? ¿Te interesa crecer o ganar rentabilidad? ¿Qué es más importante para tu empresa, crecer o ser más rentable? ¿Cómo vas a conseguir ser más rentable? ¿Cómo piensas crecer? ¿Has definido objetivos e indicadores? ¿Has tenido en cuenta las inversiones necesarias? ¿Qué segmentos de clientes te interesan y qué rentabilidad tienen? ¿Qué competencia tienes?

En estos momentos, el entorno cambia muy rápido, y encontrar personas capaces y con talento es cada vez más difícil por lo que es preciso tener claro la planificación, organización y supervisión en fabricación y servicios, desde los materiales, equipos y tecnología hasta los recursos humanos. Necesitas tener clara la razón de ser de su empresa en el mercado y a donde quieres llegar, cuando, cómo y con qué recursos humanos y económicos.

Cada vez tenemos menos margen y hay más competencia, ¿qué podemos hacer?

Tenemos que saber cuál es nuestra ventaja competitiva, algo que el cliente pueda percibir y que perdure en el tiempo: tener una marca de prestigio, productos o servicios innovadores que no se puedan copiar, tecnología propia, o tener costes menores que la competencia porque has implantado una estrategia en productividad. El dinero suele estar en las operaciones de la cadena de suministro, ya que son procesos complejos, y es necesario reducir los costos operativos y aumentar la eficiencia de la cadena de suministro para mejorar.

Ha llegado el momento de saber qué ventajas competitivas tenemos en la empresa y potenciarlas. No camines solo.

Compartir:

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat