Resultae, productividad empresarial NO TODO SON MÁQUINAS - Resultae

NO TODO SON MÁQUINAS

Una puerta metálica automática nos flanqueaba la entrada, que se abrió al pulsar el timbre.

La recepción era simpática, moderna y agradable pero tras esperar más de quince minutos empezamos impacientarnos. Tras una puerta, los aseos, tras la otra, un hombre dormía la siesta y en la otra, que indicaba “Privado”, nos atrevimos a traspasarla para ver si alguien nos recibía. Preguntamos en un despacho y tras cinco minutos más de espera, llegó una chica sofocada, corriendo, pidiéndonos perdón y nos acompañó a la oficina del gerente, un chico joven parapetado tras una mesa en un despacho al que no se podía acceder porque siempre estaba cerrado.

Nos pidió disculpas porque en verano las máquinas hacían jornada intensiva y no las podíamos ver en marcha, de todas formas, nos dijo que no era la producción su problema. Nos enseñó el programa informático que gestionaba la empresa y absolutamente toda la producción. La información era exquisita y detallada en exceso. Entonces, ¿cuál era su problema?

Pues aunque sabía qué producción hacían y la tenían toda controlada, no eran capaces de gestionar los problemas que suponían retrasos de todo tipo y no eran culpa de los operarios sino del personal de estructura.

Mi compañero y yo nos miramos sabiendo que, aunque se disponga de la mejor tecnología, son las personas las que la controlan y hacen que funcione o que sea un fracaso.

Tras varios meses de trabajo, se le dio sentido a toda aquella información que nos vino bien tener y, a partir de la cual, pudimos poner en marcha un sistema de organización de las personas basado en Lean Resultae.

Carlos Torró

 

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies