Resultae, productividad empresarial Hablamos sobre Lean Management - Resultae

Hablamos sobre Lean Management

Don Ceferino Fernández, después de una conversación en el casino del pueblo, en la que D. López le contó las bondades de aplicar Lean en su empresa, se fue a su oficina y mandó llamar a su director de fábrica, un joven con muchas ganas de trabajar, pero que todavía no tenía el suficiente rodaje.

–          Pepito, necesito que se entere de todo eso de Lean, que ahora se estila mucho.

–          Don Ceferino – le contestó – tengo un máster en Lean manufacturing y otro en Lean management.

–          Eso es estupendo. Entonces quiero que lo aplique en la empresa porque nos estamos quedando a la cola.

Pepito salió henchido del despacho y empezó a tomar decisiones basadas en Lean. Lo primero que hizo fue definir los GAPs, es decir, llamó a sus veinte trabajadores y les dijo que a partir de ahora, todas las mañanas se reunirían para ver la marcha de la empresa. Y que después hablarían de Heijunka, Jidoka y sobre todo de Kaizen.  Los pobres trabajadores no entendían nada. Después habló con Pérez, el mecánico y le explicó que iba a aplicar un TPM en toda la empresa. Y seguramente SMED, pero eso, más adelante.

La producción empezó a bajar, pero los trabajadores estaban muy contentos porque se pasaban media hora hablando por la mañana de cómo iba su equipo de fútbol, de cómo se hacían las madalenas y otras cosas. Pepito intentaba centrar las reuniones pero sin éxito.

Después de dos meses, don Ceferino despidió a Pepito y cuando apareció una consultora ofreciéndole Lean, los mandó a tomar viento.

No hay que confundir Lean con palabras huecas que nadie sabe qué significan. No se puede aplicar un tipo de gestión que ha tenido éxito en una empresa y en un país determinado, en todas las empresas, simplemente porque allí funcionó

Poca gente entiende la gestión Lean y muchas consultoras se vanaglorian de entenderla y aplicarla.

Si quiere aplicar una gestión Lean en la empresa, no pierda el norte, que no lo dejen convencer con palabras extrañas, que no le cambien la empresa. Simplemente, pregunte cómo le van a reducir los 7 desperdicios, y si necesita saber más, no tiene más que contactar con un experto.

Por cierto, D.López también despidió a su Pepito.

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies