Innovación empresarial

Innovación empresarial
Innovación empresarial

¿le da la corriente a tu empresa? Innovación Empresarial y Ley de Ohm

La Ley de Ohm es una de las tres leyes fundamentales del estudio de la electricidad junto a las leyes de Kirchhoff del voltaje y de la corriente. Básicamente dice que se puede establecer una relación entre el voltaje de una batería, el valor del resistencia y la intensidad de la corriente que entrega la batería y que circula a través del resistencia. Pues bien, a esta relación I = V / R  se la conoce como la Ley de Ohm.

Después de trabajar en varias PYME familiares, en una multinacional, y en una empresa pública, hemos destilado muchas experiencias y casos de éxito y llegamos a la conclusión de que innovar consiste en tener ideas que son convertidas en valor para el cliente, de forma que con ello se genere un resultado sostenible para la empresa.

Si no generamos valor y no tenemos retorno de la inversión, la empresa ni debe ni puede innovar, porque innovación es lo que el mercado acepta generando con ello un retorno, un payback.

¿Cuál es el objetivo de la innovación empresarial?

Sin duda alguna, generar resultados. Un elemento fundamental para ello consiste en saber gestionar la curva de payback, es decir, la curva de inversiones/resultados. Es decir, cuánto tiempo estás invirtiendo en la innovación, y cuánto tiempo necesitas para recuperarte de la inversión. O cuánto tiempo para el lanzamiento del producto, cuánto tiempo para llegar al volumen de mercado necesario para que la inversión haya valido la pena.

¿Cómo se mide el retorno de la inversión?

En RESULTAE Consultoría estratégica de operaciones, sabemos que el retorno es tanto retorno directo es decir, euros, como  indirecto. Y el retorno indirecto es conocimiento (lo que aprendemos en el proceso de in­novar), marca (el impacto en la mente de los clientes), ecosistema (las empresas partners con las que tenemos que aprender a relacionarnos para llevar a término la innovación), y organización (ser una empresa innovadora te permite atraer más y mejor talento).

En la curva típica de retorno de la inversión en innovación hay una primera fase de generación de la idea donde se invierte para convertir la idea en un produc­to o servicio, una segunda en la que se lanza el producto o servicio, se comercializa, y la  última de resultados, de explotación.

El éxito en el proceso de innovación depende de cómo se gestione para ser ágil y conseguir un volumen de mercado donde el retor­no económico sea lo suficientemente rápido como para cubrir los costes de desarrollo del producto y de lanzamiento al mercado. Hay que gestionar con habilidad el mercado, las operaciones y las finanzas.

Innovas?

Innovación es en transformar ideas en nuevos productos o servicios, que creen valor en el mercado para generar resultados  sostenibles. No podemos parar el generador idea-valor-resultado, y para ello hay que mon­tar equipos multidisciplinares que trabajen perfectamente sincro­nizados en las funciones diseño (ideas), operaciones (resultados) y relación con el cliente (valor) y acelerar la innovación, reduciendo los plazos y los costes de la misma.

Ahora piensa, ¿Innovación o Ley de Ohm? Las dos, pero cada una para una cosa: en electricidad, ley de Ohm, V=I x R; y en tu gestión de empresa, I x V = R  mediante la palanca Ideas x Valor = Resultado

Compartir:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Posts Relacionados

Secreto empresarial resultae

Secreto empresarial

Cuando te enfrentas a una reestructuración empresarial sólo hay un secreto empresarial: reestructurar tu empresa y competir. La mayor parte de las crisis se pueden

Consultor de Procesos de Negocio

Consultor de Procesos de Negocio

¿Quieres encontrar un Consultor de Procesos de Negocio? Implantar y documentar tus procesos es clave para que tu empresa pueda crecer, pero ¿Qué pasa si