Caso de éxito: Mejora de la producción por la mejora de productividad y mejora continua

mejora de productividad y mejora continua con Resultae

Mejora continua y de la productividad

Los días iban pasando y los datos eran muy cambiantes. Después de casi dos años en el cargo, el rendimiento no pasaba del 57%, y Pablo el director de operaciones, no se hacía con la fábrica. La planta se había acomodado con una productividad baja, y la competencia y el entorno apretaban. Gerencia estaba empezando a pedir resultados porque las cuentas no cuadraban, y el buen ambiente que había se estaba perdiendo. El diagnóstico fue rápido y había que poner en marcha un sistema de control de productividad y mejora continua.

Sistema de control de productividad y mejora continua

El principio fue complicado. La plantilla era antigua y la media de edad alta. Había habido nuevas incorporaciones, Santi, Eduardo, Jaime… hasta 8 nuevos trabajadores con buena base técnica para suplir las jubilaciones y la relación con todos era buena. Pablo se había encargado de ello. Al empezar a trabajar y medir, algunos trabajadores no se lo tomaron bien; creían que la empresa no confiaba en ellos, y los controles y la nueva gestión sólo eran una medida para que los trabajadores trabajaran aún más. Aumentar la productividad no significa trabajar más, si no trabajar mejor, con más eficiencia, y eso era lo que había que transmitir a la plantilla. Se hicieron reuniones para explicar el proyecto, se marcó un Gantt y un inicio de proyecto con las fases bien estructuradas, no había vuelta atrás.

Después de 6 semanas, ya teníamos los primeros datos:

  • La cadena de montaje no llegaba a 715 unidades hora, muy por debajo de los 800 teóricos.
  • Al empezar a trabajar cada día, después de los descansos, en el cambio de turno, y en cada cambio de medidas, se perdían 12 minutos; y había 2 turnos.
  • Cuando el operario encargado de la línea decidía, cambiaba la velocidad  porque decía que así era mejor.
  • SMED: Los cambios de medida se hacían sin tener en cuenta ningún criterio, y a veces tardaba más del doble del tiempo de cambio establecido.
  • Planificación, logística y materiales: las pérdidas suponían el 9 % de las horas de cada día.

Durante las siguientes semanas trabajamos para mejorar y los resultados no se hicieron esperar:

Mejora continua y aumento de la productividad

Mejoramos el mantenimiento de la cadena de montaje para superar las 800 unidades por hora. Ahora se conseguían todos los días, e incluso más.

Para mejorar la comunicación, entra las secciones de la planta a través de indicadores de  rendimiento, calidad, costes y plazos de entrega, se puso en marcha un nuevo sistema de gestión visual QCDP y se formó a los líderes de células y mandos intermedios. Las TOPS 5, TOPS 15 y TOPS 60 fueron de vital ayuda para mejorar la programación de producción y la planificación. Los trabajadores tenían siempre a punto las máquinas y la cadena de montaje mejoró un 13% el tiempo de trabajo de toda la plantilla.

Control de tiempos de cambio

Una de las iniciativas implantadas fue que la velocidad de las máquinas y de la línea de montaje no se cambiara sin la aprobación del encargado de cada turno.

SMED: simplemente por controlar los tiempos de cambios, se ganó un 6% respecto al estándar, y eso antes de poner en marcha las mejoras propuestas: la mejora fue de un 21% más.

En planificación y logística se pusieron más medios técnicos y humanos: mejoramos la base de datos y elaboramos informes de seguimiento y control para la dirección de operaciones, además de una persona en el centro de distribución. Con ello se estabilizaron las faltas de materiales y se mejoró la planificación al nivel de carga exigido por la empresa.

Empresa productiva gracias a la mejora continua

Después de 22 semanas, conseguimos que la productividad se estabilizara y se mantuviera regular y constante siempre por encima del 85 % en cada turno, y los trabajadores trabajaban mejor, no más.

Ahora la empresa tenía indicadores de capacidad, rendimiento, calidad, costes, plazos de entrega, y responsables de cada uno de ellos que rendían cuentas de una forma estructurada a cada superior jerárquico. Pablo tenía herramientas para dirigir la planta con un sistema de trabajo, y las mejoras de productividad se transformaron en mejora continua.

Cuando hace unos días volvimos para realizar las auditorías de seguimiento, el ambiente no era como antes, era mucho mejor: la empresa era productiva.

Compartir:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Posts Relacionados

reestructuración de empresas

REESTRUCTURACIÓN DE EMPRESAS

El contexto es ahora más inestable y hay que hablar de flexibilidad, adaptación, rentabilidad y competitividad. Ha llegado el momento de comenzar a prepararnos ya