Resultae, productividad empresarial Caso de éxito de una empresa de alimentación - Resultae

Caso de éxito de una empresa de alimentación

Nuestra empresa se dedica a la fabricación y comercialización de productos cárnicos y derivados para la gran distribución. Desde su fundación hace más de veinticinco años por cuatro socios, la compañía ha pasado por distintas etapas accionariales, incluida la participación de una sociedad de capital riesgo internacional. Actualmente la compañía cubre el 28% del mercado a nivel nacional, cuenta con una plantilla de ciento diez trabajadores y una facturación de 22 millones de €.

El Reto

Cuando la propiedad se puso en contacto con RESULTAE nos encontramos con una compañía que se ha visto afectada por la reducción del gasto de los hogares que ha provocado cambios en los hábitos de consumo, pasando a tener mucha importancia el factor precio y la marca blanca. La empresa ha tenido que adaptar sus políticas comerciales, entrando en una guerra de precios para poder ser competitiva y mantener su cuota de mercado, con la consecuente reducción de márgenes. La situación requería organizar y reestructurar la empresa donde llamaba la atención la existencia de unos métodos de gestión y unos sistemas organizativos obsoletos y poco profesionales degenerados tras la salida de la SCR. Nos encontramos un organigrama desestructurado donde todo el mundo dependía y reportaba directamente al director general y propietario, lo que provocaba la consecuente ralentización en el desarrollo de la empresa y una falta de asunción de responsabilidades y desaprovechamiento de recursos.

Además, no se disponían de datos de gestión, con lo que la toma de decisiones era complicada. De hecho, el sistema de cálculo de costes sólo contemplaba los costes directos y no garantizaba la repercusión de los indirectos.

El personal de la empresa desconocía los objetivos de la misma y no disponía de indicadores para valorar su actividad.

La fuerza de ventas estaba deslocalizada, mal dirigida y concentraba en la venta en los mismos clientes, y no habría nuevos clientes.

La Soluciones:

Resultae redefinió la estructura de personas de la empresa. Utilizando el nuevo organigrama, se definió un sistema organizativo en el que se estableció un staff de dirección y departamentos con sus correspondientes responsables, compuesto por trabajadores a los cuales se promocionó.

Todo ello, iba acompañado del establecimiento del plan para la formación del cuadro directivo y la delegación de responsabilidades.

Los resultados no se hicieron esperar, y sin llegar a modificar la distribución en planta, en ocho meses se incrementó un 26% la capacidad productiva mediante reingeniería de procesos clave, eliminando procesos que no generaban valor y mejorando la planificación y gestión de las compras y de la producción.

Además, se prestó soporte para el análisis e implantación de un sistema informático ERP.

Mediante la implantación de un sistema de costes ABC, logramos identificar la rentabilidad de cada línea de actividad, descubriendo que algunas de ellas no tenían el resultado esperado.

Cuando la empresa estuvo preparada, se rediseñaron aspectos de la compañía para establecer una visión a 5 años con un incremento de las ventas de más del 40%, un análisis del mercado, y nos pusimos manos a la obra para establecer acciones que incrementaron el resultado de líneas antes no rentables, estudiando la rentabilidad por clientes y familias de productos.  Se tomaron decisiones acerca de clientes importantes que no obtenían resultados positivos. Se desarrollaron iniciativas para reorientar la organización hacia el cliente, estableciendo objetivos claros, con el desarrollo de unos planes comerciales orientados en este sentido.

Se ayudó a focalizar la fuerza comercial en actividades de prospección y captación, y se establecieron sistemas de atención al cliente que no se filtraran únicamente a través del equipo de ventas.

El resultado no se hizo esperar y a los diez meses la compañía pasó de tener números rojos a una rentabilidad positiva del 9%.

Definición de un Plan Estratégico

Situación encontrada:

Nos encontramos con una empresa que creció de forma importante hasta alcanzar una cifra de ventas en la cual se estancó.

Existían unos métodos de gestión y unos sistemas organizativos obsoletos y poco profesionales. La fuerza de ventas estaba mal dirigida y concentrada en la venta a los clientes históricos.

Conseguimos:

Establecer una visión a 5 años con un incremento de las ventas de más del 60%, realizando un análisis DAFO y un pequeño análisis del mercado. Reorientar fuertemente la organización hacia el cliente, estableciendo objetivos claros, con el desarrollo de unos planes comerciales orientados en este sentido. Se redefinieron procesos no orientados a los objetivos estratégicos y no rentables.

Focalizar la fuerza comercial en actividades de prospección y captación. Se establecieron sistemas de atención al cliente que no se filtraran únicamente a través del equipo de ventas.

Implementación de diversos Sistemas Organizativos

Situación encontrada:

Nos encontramos ante una empresa familiar con un organigrama plano donde todo el mundo dependía y reportaba directamente al gerente, lo cual suponía ralentización en el desarrollo de la empresa y falta de asunción de responsabilidades, con el consiguiente desaprovechamiento de los recursos.

Conseguimos:

Definir un Sistema Organizativo en el que se establecieron departamentos y un cuadro directivo, compuesto por trabajadores a los cuales se promocionó.

  • Se estableció un plan para la formación del cuadro directivo y la delegación de responsabilidades.
  • Se incrementó el primer año un 30% la capacidad productiva, mediante reingeniería de procesos clave, y mejorando la planificación y gestión de la producción.
  • Se eliminaron procesos que no generaban valor en el ámbito productivo y logístico.
  • Se prestó soporte en la implantación de un sistema informático ERP.

Implementación de Sistemas de Control de Gestión

Situación encontrada:

Nos encontramos con una empresa donde la dirección no disponía de datos de forma regular dificultando la toma de decisiones.

El sistema de cálculo de costes sólo contemplaba los costes directos y no garantizaba la repercusión de los indirectos. El personal de la empresa desconocía los objetivos de la misma y no disponía de indicadores para valorar su actividad.

Conseguimos:

  • Identificar la rentabilidad real de cada línea de actividad, descubriendo que alguna de ellas no tenía el resultado esperado.
  • Establecer acciones que incrementaron el resultado de líneas antes no rentables, estudiando la rentabilidad por clientes y familias de productos, se determinó que de clientes importantes no se obtenían resultados positivos.
  • Se actuó sobre determinados procesos para mejorar la rentabilidad.
  • Se fijaron objetivos claros al personal.
  • Se pasó de rentabilidad negativa a una positiva del 8%.

Y se actuó sobre determinados procesos para mejorar la rentabilidad, fijando objetivos claros al personal con indicadores claros, medibles y alcanzables.

En Resultae estamos especializados en mejorar la rentabilidad y productividad de nuestros clientes ofreciendo resultados cuantificados y garantizados.

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies