Plan de viabilidad de una empresa en crisis

Plan de viabilidad de una empresa en crisis

Si tu empresa se encuentra en alguna de las siguientes situaciones, necesitas poner en marcha un plan de viabilidad de una empresa en crisis para sacar tu negocio de esta situación:

  1. Tu empresa pierde dinero desde el punto de vista operativo.
  2. Hay una pérdida de cuota de mercado durante los últimos 12 meses.
  3. Los directivos abandonan la empresa.
  4. La moral baja y no se generan ideas nuevas.
  5. No hay estándares y la fábrica cada vez está más descuidada.
  6. Tu empresa tiene dificultades para generar caja o la consume rápidamente.
  7. El inventario no corresponde al mix del mercado y tienes mucho stock.
  8. Tienes que reducir gastos y recortes en i+d, nuevos productos, promoción y publicidad.
  9. Los productos de la empresa no son ya la marca preferida de tus clientes y no tienen tanto éxito como antes.
  10. La fábrica está a menos del 60% de su capacidad.

¿Qué medidas he de tomar para llevar a cabo el plan de viabilidad de una empresa en crisis?

1. Para la hemorragia

Seguro que hay  un cliente, una división, un producto, una línea, un proyecto que pierde dinero o lo consume a gran velocidad. Por la razón que sea, no se para, no se modifica. Tenemos que parar inmediatamente el flujo de dinero que se nos va por en esa parte del negocio. El problema comienza a resolverse al detener esos gastos y evitar esa inercia negativa. A partir de esta medida, todos los gastos de gestión y operativa deben ser autorizados por dirección general, y cuando se haya dado la vuelta a la situación actual se puede ir devolviendo la autoridad a los mandos medios.

2. Caja, caja y caja

Lo más importante en este momento es la caja. Cuando se inicia un proceso de reflotamiento se deben implementar políticas de control para que cualquier gasto se controle exhaustivamente. Estos controles hacen que muchos gastos no se realicen ni se soliciten porque es difícil que se aprueben, y hacen que primero se piense en la empresa y no cada uno en su departamento.

3. Cuida la información

Hay que hablar constantemente con clientes, proveedores, la banca y tu equipo directivo, tomar nota de sus aportaciones y pregúntales si no tuvieran que preocuparse por lo que piensa su jefe, ¿cómo creen que podría solucionarse esta situación? Surgen ideas sorprendentes, de gran claridad, que se distancian mucho de lo que suele pensar la dirección. Además, no se puede analizar la situación de una forma objetiva y profesional sin información cuantitativa y cualitativa.  Eso sí, está bien escuchar e involucrar a directivos y empleados, pero hay que evaluar las opiniones y no perder de vista la urgencia de las medidas a tomar. El horizonte temporal es de semanas y hay que actuar con urgencia.

4. Forma un equipo de trabajo

Seguimos con nuestro plan de viabilidad de una empresa en crisis. Una vez detenida la hemorragia y obtenida la información se debe determinar quién va a actuar. Prescinde de personas derrotistas y forma un equipo de personas con ideas nuevas y ganas de luchar. Es bueno que sean personas de departamentos diferentes que aporten visiones distintas. Elige a los mejores, pues dos cabezas piensan mejor que una.

Debemos definir el equipo de trabajo para poner en marcha el plan de viabilidad orientado a una serie de medidas que deben lograr un aumento de la rentabilidad, un crecimiento de los ingresos y de la productividad, un nuevo desarrollo de productos y el retorno de la moral. El equipo debe estar compuesto por miembros externos (consultores) y la propiedad/inversores, así como directivos de la empresa.

5. Evalúa la capacidad de producción

La capacidad instalada es muy importante en tu empresa, y normalmente es un activo infrautilizado. En momentos de crisis, hay que reducir el riesgo que existe con la introducción de nuevos productos, ya que 7 de cada 10 productos nuevos fracasa. Para reflotar una empresa hay que crear nuevos productos basados en la capacidad existente, actual o potencial, ya que la empresa sabe cómo trabajar con las máquinas e instalaciones para fabricar los productos seleccionados, se evitan inversiones y se utiliza la maquinaria existente, lo permite reducir el tiempo de entrada al mercado de esos nuevos productos. Además, así podemos invertir dinero en financiar su promoción y publicidad.

6. Crea un plan de viabilidad

El plan de viabilidad de una empresa en crisis contiene puntos importantes a desarrollar: La misión, es decir, donde estamos y dónde vamos, especificando la estrategia y las operaciones a desarrollar para llegar donde queremos ir, y un plan de viabilidad económico-financiera. Y por supuesto el análisis de valor y la determinación de objetivos y procedimientos de fabricación, y todo con una clara asignación de funciones y responsabilidades.

7. Fija objetivos realistas, realizables

El equipo de reestructuración debe fijarse objetivos realistas a corto plazo y con sentido de urgencia para generar resultados. Ten en cuenta que poner objetivos poco realistas ha llevado a la empresa a la situación actual, y al no alcanzar los objetivos de ventas no se puede atender la deuda.

8. Pon en marcha un sistema de generación de ideas

El activo más importante de tu empresa son las personas y su habilidad para usar conocimiento, creatividad y experiencia para generar nuevas ideas. Pon en marcha un sistema de generación de ideas con aportaciones semanales, por ejemplo, para que las ideas que se adopten se premien y sus creadores puedan participar en la implementación. Las ideas generadas de este modo deben cuidar el coste y ser efectivas en el corto plazo. Esto es importante, ya que si no lo hacemos, nos encontraremos con que una vez remontada la crisis no hay proyectos ni ideas, y todos los aspectos importantes fueron paralizados por las medidas de emergencia perdiéndose la competitividad de tu empresa.

9. Genera una reserva de tesorería

El generar caja es lo más importante, es el objetivo con mayúsculas. Esta caja, estos ingresos líquidos sirven para pagar cuentas, financiar nuevas ideas y dar la flexibilidad necesaria para el día a día de le empresa. La reserva se debe usar para aprovechar las oportunidades de mercado, remontar y generar un cambio de actitud en la banca y en los proveedores.

10. Comunica el avance y el progreso en la recuperación de tu empresa

Y finalmente, para cerrar nuestro plan de viabilidad de una empresa en crisis, se debe mostrar (a propios y a terceros) un avance medible de los objetivos que nos hemos marcado. La credibilidad del equipo descansa en la habilidad para mostrar a la organización que aunque se están pasando por tiempos difíciles, se están resolviendo los problemas. El plan se lleva a cabo indefectiblemente, y el éxito es el mejor motivador. Lo peor que se puede hacer es no comunicar el plan a los trabajadores, usarlos como peones y no como personas. Por ello se deben poner en marcha sistemas de comunicación y de indicadores para empezar un sistema de mejora continua y mejorar la productividad, mejorar el margen bruto, mejorar la cuota de mercado, mejorar la comunicación dentro de la empresa, reducir el tiempo de creación y lanzamiento de nuevos productos, aumentar ventas, incrementar la capacidad instalada, penetrar en nuevos segmentos, mejorar el nivel de apoyo comercial, y un presupuesto anual para así salir de la crisis.

Compartir:

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat