10 estrategias para reducir costos en tu empresa | Resultae

Reduce MÁS tus costos: 10 estrategias para reducir costos

10 estrategias para reducir costos con Resultae

En estos momentos, donde tengo que redimensionar mi empresa ante lo que se nos avecina a partir de septiembre con el fin del plazo de los ERTE, tenemos que buscar por encima de todo la eficiencia y la productividad. Anticípate. Prepárate. No te pierdas estas 10 estrategias para reducir costos.

¿Cómo puedo aumentar el margen de mi empresa para sobrevivir y tener más rentabilidad?

Resultae te da las claves para reducir costes en una empresa:

No te vamos a proponer aquí que reduzcas tu plantilla o que reduzcas el gasto del teléfono. Te ayudamos a mejorar en 10 áreas para crecer, y mejorar tu competitividad.

 

1.- ¿Ya tienes tu plan de tesorería para gestionar tu liquidez?

Antes que nada, tenemos que hacer una foto de la situación de nuestra empresa. No sirve de nada solicitar un préstamo ICO o una línea de crédito para hacer frente a los números rojos de la empresa si la cuestión de fondo es que la empresa es menos rentable porque han caído las ventas, tenemos una estructura de costes abultada o hemos reducido el margen porque hemos bajado los precios.

Vamos a hacer un plan a 3 meses, y lo vamos a revisar todos los días para detectar desviaciones. Es importante conocer la posición inicial de la caja sin tener en cuenta las pólizas y los préstamos para conocer con precisión la solvencia real.

2.- Mejora tu gestión de compras

Profesionaliza la gestión de compras.

Realiza la mejor selección de proveedores. No hace falta tener muchos, es mejor tener pocos y que tú seas importante para ellos para tener volumen y que nos presten atención. Y no pagues por cosas que no aportan nada a tu negocio, como embalajes, manipulaciones, espacio en el almacén…

3.- Gestiona bien tus pagos y cobros

¿Gestionas bien tus facturas? ¿Sabías que puedes eliminar los desfases de tus cobros si los gestionas bien?

Pregunta a tus clientes cuales son los pasos que siguen en sus procesos de pago y adapta tu forma de proceder para evitar disgustos.

Vigila el riesgo de cada cliente. Es muy fácil. Sólo tienes que controlar las cantidades de crédito por cliente en función del riesgo concedido. Puede que quieran pagar, pero, y si entran en concurso, o se les complica el ERTE y retrasan pagos…?

4.- Analiza tu cartera de productos

Analiza tu cartera de productos para saber qué artículos son rentables y cuáles no. Te llevarás una sorpresa, seguro.

Hay que ponerse manos a la obra para mejorar costes y dejar de trabajar con los que no son rentables. Analiza con detalle cada producto y calcula su margen de contribución. Si hay productos que no cubren costes con sus ingresos, hay que tomar decisiones y ver si se puede mejorar el margen o hay que abandonar esa línea. Revisa todos los conceptos y pregúntate si se puede hacer mejor y más barato.

5.- Elimina la infraestructura innecesaria

Externaliza todo lo no forme parte de la actividad principal de tu negocio. Estamos hablando de la logística, transporte, almacenamiento, contabilidad, legal… Si reducimos la actividad de la empresa a lo esencial y externalizamos el resto, podemos conseguir ahorros del 35% en la estructura de costes.

Vamos a dedicarnos a lo que mejor sabemos hacer: nuestro core business, lo que nos define mejor y por lo que nos valoran nuestros clientes. Así creamos barreras de entrada a nuestra competencia y ganamos dinero.

6.- Reduce tu carga fiscal

Podemos conseguir financiación para la actividad diaria aplazando el pago de impuestos, pero hay mucho donde ahorrar consiguiendo deducciones fiscales, ayudas y subvenciones.

Se puede exprimir el IVA, revisar el IBI ajustando las discrepancias de valoración catastral, y podemos deducirnos todas las inversiones en I+D, ahorrando hasta la mitad de la inversión realizada.

7.- Reduce en transporte y logística

Logística incluye los gastos de mensajería, paquetería, transporte convencional, por carretera, tren, barco, aéreo, etc. La optimización de esta partida de gasto, es estratégica y no existe un modelo único y estandarizado.

Tenemos que analizar las necesidades de la empresa y de los recursos disponibles. Podemos llegar a ahorros de más del 20%.

8.- El almacén: gestión de stocks eficiente

Podemos conseguir reducciones de inventario del 60%, y tasamos que un 18% del inventario que se reduce anualmente va a la cuenta de resultados.

Optimizar el stock del almacén es vital, y uno de los principales errores en la mejora del stock está en exceso de referencias que impiden detectar a tiempo las necesidades de los productos con mayor rotación.

Muchas veces sobra stock y otras veces falta stock. El resultado es que estamos perdiendo dinero por exceso de productos sin vender, un dinero que podríamos tener el caja; además, ocupamos espacio en el almacén, y perdemos clientes que se marchan a la competencia porque no servimos a tiempo.

La solución está en tener un equilibrio entre la planificación y la automatización de la gestión del almacén.

9.- Gastos de personal  

Por regla general, se empieza por recortar gastos de personal reduciendo el número de empleados.

Pero no todo es despedir.

¿La clave? Mejora la productividad de tus empleados y reduce el coste de personal.

Una medida que siempre da resultados es poner un variable en función de resultados. Además, en los momentos de dificultad, se consigue más implicación.

Ten en cuenta los contratos bonificados, ya que no se aplican en su totalidad todas las posibilidades debido a la falta de información; organiza bien las rutas del equipo comercial para evitar dietas y desplazamientos, y externaliza procesos administrativos como la gestión de nóminas y personal.

10.- Gastos de marketing y ventas

Desgraciadamente, a pesar de ser un área muy importante, es una de las primeras partidas donde se recorta cuando hay situaciones de dificultad. Gran error. Estamos hablando de agencias, telemarketing, merchandising, eventos, patrocinios, publicidad, etc.

También es muy importante no caer en el error de intentar captar clientes bajando precios. Se puede poner en peligro la continuidad del negocio, y es mejor buscar nuevos mercados, salir a vender a otras zonas, internacionalizarse, buscar nichos de mercado, antes que bajar precios y reducir así el margen.

Si tienes dudas sobre estas estrategias para reducir costos, ¡contáctanos sin compromiso alguno! Te ayudamos a controlar y reducir gastos para mejorar tus productos y servicios.

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies